Antioquía es un pueblo de la provincia de Lima muy peculiar,  pues sus casas están totalmente pintadas  que semejan “grandes retablos peruanos”.

Sin dudar, esta ciudad de brinda un espacio de relajación. Los colores encendidos y los diseños folclóricos te llenan de alegría y vitalidad.

Con la pareja o los amigos, visitar Antioquía será un placer. Puedes contemplar la belleza del paisaje subiendo al “Mirador sobre el cerro Amancaes”, o alquilar una bicicleta para recorrer la ciudad.

Antioquía está a solo tres horas de Lima. No puedes dejar la ciudad sin probar la sazón de su Pachamanca, o llevar a casa las deliciosas  mermeladas a base de manzana y membrillo.